“La indignació” del PP de Torrent

Valencià –

Arran la negativa de l’Assemblea de Compromís per Torrent, al projecte de pressupost presentat pel Govern Local del PSOE, al diari Las Provincias del dia 22 de febrer de 2017, el PP de l’exalcaldessa Folgado ha expressat la filosofia comunicativa imposada per la franquícia política a la qual representa: La post-veritat, o com contar mentides “que algo queda” i repetir-les com un mantra, sense reparar en la dita que “qui malparla és qui més hauria de callar”, perquè clar, si parlem de números, se n’oblida que el PP va desgovernar Torrent durant 8 anys, amb les conseqüències que allò ha tingut en matèria pressupostària.

Folgado apel·la a la responsabilitat política, afirmant que “Desde el PP de Torrent vamos a estar como siempre al servicio de todos los torrentinos como primer partido, velando porque Torrent no pierda ni un solo euro por culpa del nefasto gobierno tripartito, que son incapaces de pactar un presupuesto para la ciudad”.

Aquest paràgraf resumix l’alzheimer polític en el que el PP vol ubicar la ciutadania de Torrent, perquè clar se n’oblida que sota el seu desgovern el pressupost anual de l’Ajuntament en 2008 es va aprovar prorrogant-lo fins el 08/08/2008, el del 2009 fins el 31/07/2009, el de 2010 fins el 28/06/2010, el del 2011 fins el 12/09/2011, el del 2012 (quan ja era alcaldessa Folgado) fins el 15/03/2012, i la resta d’anys a finals de gener, fora del termini establert per la legislació vigent en matèria pressupostària. Recordem que en aquestos 8 anys el PP “dirigia” la gestió municipal amb majoria absoluta, rebutjant sistemàticament les esmenes dels partits de l’oposició, i presentant tota la documentació en castellà, ells els grans defensors de la llengua valenciana.

Folgado a més fa un exercici d’intoxicació propi dels ignorants (en aquest cas la ignorant), atés que confon el pacte d’investidura d’un alcalde/ssa, signat davant notari en el cas de Torrent, amb un pacte de govern, que és quan vàries forces polítiques compartixen responsabilitats en la Junta de Govern Local, que no és el cas.

Així “el tripartito” passa a formar part de l’imaginari de Folgado, sabent com ella sap que ni Compromís ni Guanyant gestionen cap àrea de govern, i per tant no tenen capacitat legal de presentar ni projectes de pressupostos ni projectes de reglaments ni projectes de modificacions urbanístiques ni res que se li semble.

Però Folgado i el seu PP van més enllà i apunten a PSPV, Compromís i Guanyant “como los autores de este gobierno que está resultando nefasto, sin inversiones en barrios, sin atender a las personas y cuyo único interés fue el de echar al PP, que fue el partido mas votado”.

Doncs bé, l’única inversió feta en 8 anys pel PP de Torrent ha sigut la construcció de la Casa de la Dona, finançada per una entitat financera torrentina a la que li costà déu i ajuda cobrar, donat que la resta d’inversions varen ser sufragades per organismes públics supramunicipals, tal vegada perquè al llarg del seu desgovern varen gastar-se vora 9 milions d’euros en festes, diners que bona part d’ells podrien haver-se destinat a comprar els terrenys de l’Hospital, eixe que Maria José Catalá afirmà que era una realitat, o a adquirir els terrenys del seu mega projecte de soterrament de les vies del metro al seu pas per Camí La Noria (del qual existix una maqueta que estigué exposada en la planta de plens de l’Ajuntament durant 6 anys), a construir un refugi municipal d’animals, a reforestar la Serra Perenxisa, a posar en marxa la Comissió de Queixes i Suggeriments ciutadana, el Jurat Tributari i els Districtes (òrgans obligats per la Llei de Bases de Règim Local en les grans ciutats), etcètera, etcètera, etcètera.

Folgado vol carregar l’incompliment del pacte d’investidura per part de l’alcalde Ros als altres dos actors que varen ser els que obligaren al PSOE de Torrent a passar per la notaria, sabent que ni Compromís ni Guanyant formen part del govern municipal i per tant no són autors materials dels projectes de gestió que es presenten al Ple, com en aquest cas és el pressupost.

Finalment Folgado i la seua franquícia davant tanta indignació impostada té vàries vies legals per a segons ella <recuperar Torrent>, o bé la moció de censura o bé instant el PSOE a presentar la qüestió de confiança, perquè el seu partit, que com diu ella és el més votat de Torrent, té a la mà fer-ho, però clar una cosa és fer una nota de premsa i un altra presentar un projecte de gestió creïble davant el Ple, i coneixent els antecedents de la indignada tot quedarà en fum de botja.

Castellano –

“La indignación” del PP de Torrent

Tras la negativa de la Asamblea de Compromís per Torrent, al proyecto de presupuesto presentado por el Gobierno Local del PSOE, en el diario Las Provincias del día 22 de febrero de 2017, el PP de la exalcaldesa Folgado ha expresado la filosofía comunicativa impuesta por la franquicia política a la que representa: La posverdad, o como contar mentiras “que algo queda” y repetirlas como un mantra, sin reparar en el dicho que “quien mal habla es quien más debería callar”, porque claro, si hablamos de números, se olvida que el PP desgobernó Torrent durante 8 años, con las consecuencias que aquello ha tenido en materia presupuestaria.

Folgado apela a la responsabilidad política, afirmando que “Desde el PP de Torrent vamos a estar como siempre al servicio de todos los torrentinos como primero partido, velando porque Torrent no pierda ni un solo euro por culpa del nefasto gobierno tripartito, que son incapaces de pactar un presupuesto para la ciudad”.

Este párrafo resume el alzheimer político en el que el PP quiere ubicar a la ciudadanía de Torrent, porque claro se olvida que bajo su desgobierno el presupuesto anual del Ayuntamiento en 2008 se aprobó prorrogándolo hasta el 08/08/2008, el de 2009 hasta el 31/07/2009, el de 2010 hasta el 28/06/2010, el de 2011 hasta el 12/09/2011, el de 2012 (cuando ya era alcaldesa Folgado) hasta el 15/03/2012, y el resto de años a finales de enero, fuera del plazo establecido por la legislación vigente en materia presupuestaria. Recordamos que en estos 8 años el PP “dirigía” la gestión municipal con mayoría absoluta, rechazando sistemáticamente las enmiendas de los partidos de la oposición, y presentando toda la documentación en castellano, ellos los grandes defensores de la lengua valenciana.

Folgado además hace un ejercicio de intoxicación propio de los ignorantes (en este caso la ignorante), dado que confunde el pacto de investidura de un alcalde/sa, firmado ante notario en el caso de Torrent, con un pacto de gobierno, que es cuando varias fuerzas políticas comparten responsabilidades en la Junta de Gobierno Local, que no es el caso.

Así “el tripartito” pasa a formar parte del imaginario de Folgado, sabiendo como ella sabe que ni Compromís ni Guanyant gestionan ninguna área de gobierno, y por lo tanto no tienen capacidad legal de presentar ni proyectos de presupuestos ni proyectos de reglamentos ni proyectos de modificaciones urbanísticas ni nada que se le parezca.

Pero Folgado y su PP van más allá y apuntan a PSPV, Compromís y Guanyant “como los autores de este gobierno que está resultando nefasto, sin inversiones en barrios, sin atender a las personas y cuyo único interés fue el de echar al PP, que fue el partido mas votado”.

Pues bien, la única inversión hecha en 8 años por el PP de Torrent ha sido la construcción de la Casa de la Dona, financiada por una entidad financiera torrentina a la que le costó dios y ayuda cobrar, dado que el resto de inversiones fueron sufragadas por organismos públicos supramunicipales, tal vez porque a lo largo de su desgobierno se gastaron cerca de 9 millones de euros en fiestas, dinero que buena parte de el podría haberse destinado a comprar los terrenos del Hospital, ese que Maria José Catalá afirmó que era una realidad, o a adquirir los terrenos de su mega proyecto de soterramiento de las vías del metro a su paso por Camí La Noria (del que existe una maqueta que estuvo expuesta en la planta de plenos del Ayuntamiento durante 6 años), a construir un refugio municipal de animales, a reforestar la Serra Perenxisa, a poner en marcha la Comisión de Quejas y Sugerencias ciudadanas, el Jurado Tributario y los Distritos (órganos obligados por la Ley de Bases de Régimen Local en las grandes ciudades), etcétera, etcétera, etcétera.

Folgado quiere cargar el incumplimiento del pacto de investidura por parte del alcalde Ros a los otros dos actores que fueron los que obligaron al PSOE de Torrent a pasar por la notaría, sabiendo que ni Compromís ni Guanyant forman parte del gobierno municipal y por lo tanto no son autores materiales de los proyectos de gestión que se presentan al Pleno, como en este caso es el presupuesto.

Finalmente Folgado y su franquicia ante tanta indignación impostada tiene varias vías legales para según ella <recuperar Torrent>, o bien la moción de censura o bien instando al PSOE a presentar la cuestión de confianza, porque su partido, que como ella dice es el más votado de Torrent, tiene a la mano hacerlo, pero claro una cosa es hacer una nota de prensa y otra presentar un proyecto de gestión creíble ante el Pleno, y conociendo los antecedentes de la indignada todo quedará en agua de borrajas.

Grup Municipal de Compromís per Torrent

Arxivat en: Economia i Ocupació, Municipal, Opinió, Temes

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *